Blue Healthcare

Avenida Alberto Alcocer 7  ·  28036 Madrid  ·  L-V: 9.00h-21:00h, S: 10:00h-14:00h

search

María Cordón: “Ayudamos a las personas a vivir con plenitud cada etapa de la vida”

Tras unos años de ausencia regresa al mundo de la salud con Blue Healthcare, ¿qué tiene de novedosa esta nueva propuesta sanitaria?

Blue Healthcare es el resultado de una profunda reflexión que llega tras muchos años de dedicación y experiencia gestionando un grupo como Quirón, además de todos los casos de buenas prácticas de distintas partes del mundo que en estos últimos años he tenido la oportunidad de conocer de primera mano. Supone un paso más en la atención sanitaria desarrollado a partir de un modelo de atención global que contempla tanto factores médicos como los relacionados con el estilo de vida y del entorno, y que suma todo aquello que nos enseña la Naturaleza y que tantas veces obviamos, el conocimiento y experiencia de un experimentado equipo en atención sanitaria, así como la innovación científica y última tecnología.

¿Cuál es el propósito de este nuevo método?

Con el Método Blue buscamos ayudar a las personas a vivir con plenitud cada etapa de la vida. Nosotros pretendemos ir más allá del tratamiento del síntoma y encontrar la razón o razones que hay detrás de los problemas de salud, analizar qué se puede hacer para prevenirlos o retrasarlos, así como ofrecer unos planes personalizados que nos permitan alcanzar la mejor versión posible de nosotros mismos, tanto física como mental y emocionalmente.

Entre los factores diferenciales de Blue Healthcare también se encuentra el uso que hacen de los nuevos avances…

Para nosotros resulta fundamental el uso que hacemos de los avances que están llevando la prevención y la personalización de la salud hacia un nuevo escenario. Así, por ejemplo, el estudio de la genética y de la epigenéticaforma también parte fundamental de nuestra evaluación inicial, que por medio de una compleja analítica que contempla más de 200 parámetros nos aporta una valiosísima información de cada persona. Pero esta información que solo resulta de utilidad cuando cuentas con un equipo de asesores, expertos a nivel mundial como el que he tenido la suerte de reunir desde distintos países, y quienes son capaces de elaborar con ella un completo estudio con el que estamos en condiciones de hacer una profunda radiografía de la salud de cada persona, adelantándonos a posibles enfermedades en unos 10 años, y de planificar cada paso a fin de evitarlas o, si no fuera posible, retrasarlas. Con esta información, médico y paciente analizan cada detalle de este exhaustivo trabajo y los próximos pasos de un nuevo camino que también nos presenta opciones personalizadas para acceder a objetivos específicos relacionados con nuestra salud y bienestar.

¿Qué otros aspectos se podrían destacar?

Otro está relacionado con el tiempo, que parece un factor muy básico, pero desgraciadamente no es así. Y es que resulta imposible hacer una evaluación del paciente si tu médico está condicionado por un tiempo de atención de no más de diez minutos. Nuestras consultas médicas no son las habituales, como no lo son los amplios cuestionarios o las pruebas fundamentales que realizamos, ni las analíticas, en las que, como ya he avanzado, más allá de los parámetros habituales buscamos otros que pueden tener una incidencia fundamental en la salud de los pacientes y que habitualmente no se piden, como pueden ser los niveles de mercurio o de otros contaminantes que se encuentran en los alimentos o en el ambiente. Todo eso requiere de una atención que puede alargarse en cada visita y que no termina cuando el paciente sale de la consulta, ya que esta relación personalizada no tiene horario.

También me gustaría resaltar que el compromiso que hemos adquirido con el cuidado del paciente, con su protección de sustancias nocivas, va más allá de la atención y afecta al conjunto de nuestro servicio. Y es que Blue Healthcare va a ser el primer centro libre de tóxicos de España.

¿Qué significa que Blue Healthcare es el primer centro libre de tóxicos de España?

Significa que en la construcción, decoración, limpieza y funcionamiento diario de nuestros centros hemos tomado todas las medidas posibles para que tengan una influencia positiva hacia la salud de pacientes y del personal que en ellos trabajan.

Hay una estrecha relación entre los tóxicos dispersos en el ambiente y el posible desarrollo de enfermedades, por lo que hemos proyectado nuestros centros y modelo asistencial eliminando aquellas sustancias que puedan afectar al desarrollo de enfermedades, tales como alergias, asma, intolerancias alimentarias, síndromes de sensibilización central (fibromialgia, Síndrome de la Fatiga Crónica, sensibilidad química, EHS…), Parkinson, Alzheimer, hiperactividad…, así como de otras ligadas directa o indirectamente a dichos factores ambientales, como son algunos tipos de cáncer o las enfermedades autoinmunes.

Estas sustancias tóxicas forman parte de nuestra higiene y vestuario personal (en desodorantes o perfumes), de la limpieza del hogar (en quitamanchas o jabones), de nuestra dieta (en pesticidas o saborizantes), de nuestros muebles o de los materiales de construcción que se emplean en nuestros edificios (en barnices o pinturas) y tienen un efecto acumulativo potencialmente peligroso para la salud.

 ¿A qué tipo de pacientes se dirigen? ¿A cualquier persona con cualquier problema de salud?

Nosotros hemos creado un modelo que concibe la atención de una forma global, tanto en los casos de quienes buscan potenciar su estado de salud, o alcanzar unos objetivos de mejora específicos, como en los de aquellas personas que se encuentran afectadas por diferentes trastornos del comportamiento.

Para ello, inicialmente hemos creado dos servicios Blue complementarios. Una unidad multidisciplinar de prevención y longevidad dirigida a personas que quieren sentirse más sanas y vitales, basada en unos completos e innovadores métodos diagnósticos y terapias únicas en nuestro país realizados por expertos médicos especialistas reconocidos y galardonados a nivel nacional e internacional. Y una segunda unidad de atención que ofrece una atención integral, humanista y de excelencia dirigida a las personas que necesitan restablecer un equilibrio en su conducta alimentaria, dificultades y trastornos de la personalidad, del aprendizaje, o incluso trastornos del vínculo en el proceso de adopción.

¿Cree que realmente está en nuestras manos aumentar nuestra longevidad?

Sin duda. Ahí tenemos como ejemplo los avances de Elizabeth Blackburn, Premio Nobel de Medicina en 2009, quien investiga la conexión entre la longevidad, las enfermedades y los telómeros, unas fundas protectoras de los cromosomas cuya longitud está relacionada con el envejecimiento. Distintos estudios han demostrado una conexión entre los telómeros cortos y una mayor probabilidad de sufrir alguna de las enfermedades crónicas relacionadas con el envejecimiento, y viceversa. Por ella sabemos que la velocidad con la que se degradan estos varía mucho de persona a persona, y que, aunque los genes juegan un papel importante, son los factores externos y los hábitos de vida los que más contribuyen. Es decir, nuestros hábitos de vida y nuestro entorno resultan fundamentales para acortar o alargar los telómeros y, por tanto, nuestra longevidad.

¿Es este el inicio de un grupo? ¿Qué planes de futuro tiene para estas clínicas?

Es el comienzo de un nuevo proyecto del que formarán parte una red de centros y de campus hospitalarios que iremos abriendo por distintas ciudades de España, que además tiene una proyección internacional, y que ha dado sus primeros pasos en los primeros centros que abrimos en junio de 2019 en Madrid.

Para terminar, ¿cómo surge ese nombre, Blue Healthcare?

Nos pareció interesante el hecho de que hace algunos años científicos y demógrafos identificaron los lugares del mundo donde las personas viven más años, y que entre las razones que explican esta longevidad destacaran la influencia que en todos los casos tienen las características específicas locales y las prácticas de sus habitantes. Es decir, cómo el entorno y las costumbres influyen en la salud de unas zonas a las que bautizaron como zonas azules (Blue Zones).