Blue Healthcare

El cáncer cutáneo, prevención y diagnóstico precoz, factores clave para reducir la mortalidad

Quienes acudimos a congresos internacionales de dermatología escuchamos con frecuencia dos frases que resumen los errores en el ámbito de la prevención del cáncer cutáneo:

LA PROTECCIÓN SOLAR EN CREMA GENERA UNA FALSA SENSACIÓN DE CONFIANZA” y “LA MEJOR PROTECCIÓN SOLAR ES BUSCAR LA SOMBRA”

Hace ya algunos años las estadísticas nos demostraban que desde el inicio del uso de los protectores solares en crema el índice de melanoma había aumentado en algunos países como Australia y eso parecía en si mismo una contradicción, pero no lo es y precisa una aclaración:

  1. Las cremas de protección solar requieren una aplicación en cantidad adecuada (2 mg/cm cuadrado) esto supondría que valorando la superficie cutánea (entre 1,2 y 2 metros cuadrados) un envase de crema solar de 150 ml nos debería durar apenas 4 aplicaciones.

  2. En la mayoría de los casos la eficacia del producto tiene un tiempo medio de dos horas, lo que requiere renovar la aplicación siempre recordando que el sudor o la grasa diluyen su eficacia

  3. La crema de protección solar habría de ser siempre fp 50 + que es el máximo posible. Pero ello no indica que su uso correcto evite el daño solar, sino que lo reduce. De hecho el índice se refiere, no a la cantidad de sol que recibimos, sino al tiempo que tardamos en sufrir eritema o quemadura solar. La crema solar reduce el riesgo de quemadura, pero no en la misma proporción en la que reduce el daño cutáneo y por ello el riesgo de envejecimiento y cáncer.

  4. Por otro lado los principios activos químicos tienen absorción cutánea y se considera no recomendable superar según la FDA los niveles sanguíneos de 0.5 ng/ml. 

Hay ahora otro factor muy importante: El mayor índice de cáncer de piel tipo melanoma depende del sol y de las quemaduras solares sufridas antes de los 16 años

De todo ello podemos concluir que no estamos usando la crema solar de un modo adecuado. La aplicamos en menor cantidad y frecuencia de lo preciso y olvidamos que no nos ofrece una garantía de salud completa incluso usándola correctamente

La crema solar debería ser el PLAN B.

La responsabilidad de los dermatólogos se basa en explicar las opciones. En algunos casos será mas aconsejable (niños, embarazadas…) el uso de cremas “cosméticamente incomodas” al estar compuestas por filtros físicos de aplicación mas difícil (por sus texturas mas densas) pero con menor absorción cutánea.

Y por otro lado aconsejar siempre el uso de protección con barrera física, es decir, camisas de manga larga, pantalón largo, sombrero, sombra…. que nos permitirán protegernos del sol sin crema. Recordemos “BUSCAR LA SOMBRA”

Y quizás ahora que sabemos que no todo lo hemos hecho bien respecto a la protección sea el momento de la esperanza. La INCIDENCIA DE CÁNCER CUTÁNEO en Australia ha aumentado en los últimos años, pero su MORTALIDAD HA DISMINUIDO. Y ¿por qué?

Por la CONCIENCIA SOCIAL DE LA PREVENCION Y EL DIAGNOSTICO PRECOZ.

Es el momento de REVISAR NUESTRA PIEL PERIÓDICAMENTE en busca de lesiones cutáneas que puedan ser importantes, y en su caso controlarlas

Es el momento de acudir con nuestros hijos a centros que revisen su piel y les expliquen los cuidados que han de seguir en un país como España, de sol maravilloso que nos aporta vitamina D suficiente con 10 minutos de paseo matutino, pero a cambio nos lanza ese mismo sol a través del cristal de nuestros coches cuando conducimos, o en los parques cuando practicamos deporte al aire libre, o en los patios de los colegios jugando… el sol no esta solo en las hamacas de nuestras playas sino en nuestro día a día.

Dra. Elisa Pinto

Dermatóloga

Unidad de Dermatología de Blue Healthcare

Pide Cita con la Unidad de Dermatología de Blue Healthcare

Pide cita y comienza a tener una vida plena, una vida BLUE